Terapia del Silencio


TERAPIA DEL SILENCIO

Retiro Espiritual para fortalecer el Yo Soy

Con Marcela Noriega, escritora/meditadora/sensitiva/

Hostería Mi Compadre

Landangui, Loja, Ecuador

el-silencio-habla

 

I ¿QUÉ ES?

TERAPIA DEL SILENCIO es un espacio de silencio interior y exterior, en el que podrás conectarte con tu Ser Interno, quien tú realmente eres, en medio de la Naturaleza.

Los que meditamos con cierta frecuencia conocemos el poder terapéutico del silencio y las inmensas bondades que trae a nuestro organismo, desde el punto de vista emocional. Pero ahora, un grupo de científicos alemanes descubrió una faceta increíble de la ausencia de ruido –externo e interno, el más difícil–, y es que el silencio ayuda enormemente a la regeneración cerebral. Puedes leer más aquí: https://supercurioso.com/terapia-del-silencio-tratamiento-estres/

II ¿DE DÓNDE NACE?

TERAPIA DEL SILENCIO nace de la necesidad de encontrar nuestra propia voz interior, algo de lo que padecemos siempre los escritores hasta que la hallamos. No existe un ser que más persiga su voz interior que un escritor. Sabemos los laberintos que conducen a nuestra alma, porque es desde ese lugar donde escribimos. Cuando un hombre o una mujer conocen los caminos hacia el Ser Interno, esa persona puede conducir a otros hacia los Seres Interiores de cada uno. Sin embargo, para que eso ocurra, es imprescindible el silencio. Porque sólo en el silencio, cada alma podrá hablar, expresar lo que realmente siente y necesita.

 

Silencio

III ¿PARA QUÉ SIRVE?

La intención es despertar partes de la consciencia o habilidades de la mente que hasta entonces permanecían dormidas o bloqueadas por miedos, rencores, creencias y sentimientos negativos. Todos hemos sido programados para el conflicto, la escasez y el sufrimiento, una vez Uno se reconecta con la Luz Interior, el sufrimiento se vuelve opcional. Ese despertar se producirá en todos SOLO A TRAVÉS DEL SILENCIO.

IV MI COMPROMISO

Siempre habrá mucho amor, paz, contención emocional y neutralidad de mi parte. Y sobre todo habrá silencio. Nunca un juicio o una queja.

EL SILENCIO TE PERMITE CONECTARTE CON EL PRESENTE, y en ese PRESENTE el juicio no tiene cabida. Las personas que desean hacer esta terapia están en la misma vibración

548963_394928413902288_104839385_n

V EL SERVICIO

Mientras dura la terapia, estaré feliz de cocinar para ti,  hacerte infusiones o baños con las plantas que necesites.  Te garantizo que estarás cómodo y comerás muy bien. Pero sobre todo, quiero que te lleves un aprendizaje acerca de cómo es llevar una vida sencilla en relación con la Naturaleza.

MI SUEÑO ES QUE SALGAS TAN LLENO DE AMOR POR TI MISMO, QUE QUIERAS A SERVIR A OTROS CON IGUAL AMOR Y ENTUSIASMO.

SÓLO NECESITAS SER HUMILDE Y RENDIRTE A RECIBIR.

VI ¿CUÁNTOS DÍAS SON? ¿CÓMO FUNCIONA?

LA TERAPIA DEL SILENCIO DURA DOS DÍAS, más un tercer día en el que ya podremos conversar.

Son tres días y dos noches. Tú llegas el día que quieras, y durante dos días permaneces en silencio, podrás, por supuesto, preguntar o pedir algo que requieras. Pero no hablar de nada de ti. Mientras tanto, tú serás cuidado, atendido, alimentado, asistido.

Haremos ejercicios de relajación, de conexión con la Madre Tierra, de conexión con tu propio ser interior. Y cuando no, tú eres libre de HACER LO QUE GUSTES. Puedes elegir ir a la piscina, al baño turco, caminar al sendero, subir a la parte alta, o puedes simplemente quedarte escuchando a los pájaros. Puedes incluso cruzar palabras cuando no estés en la cabaña, tú tienes libre albedrío siempre. Pero sabes que en la cabaña sólo podrás estar en silencio.

 

la-terapia-del-silencio

Deberás encontrar tus propios lugares de meditación y conexión con la Madre Tierra. Parte del tiempo se centrará en encontrar tu propio lugar de silencio para estar a solas contigo mismo y la Naturaleza. Se recomienda ir a esos lugares con papel y pluma para escribir lo que la voz interior te dice. Tanto en los alrededores de mi cabaña, como en los alrededores de la Hostería podrás encontrar estos lugares. Si lo deseas, también puedes acampar.

images

VII ¿QUÉ INCLUYE?

INCLUYE TODO. Una vez llegas, no pagas nada. El hospedaje, la alimentación, las bebidas, el uso de las instalaciones, todo está cubierto y no tienes que darle propinas a nadie, incluso si quieres cincuenta tés de valeriana, está incluido en el precio que juntos acordaremos previamente.

VIII. ¿QUÉ PASA EL TERCER DÍA?

Cuando llega el tercer día, desde las 6 de la mañana podremos hablar. La conversación durará cuánto tú necesites o quieras. Podrías incluso elegir si te quedas a almorzar, o a merendar.

descargaSilence-Blog

  1. ¿CÓMO ES EL ALOJAMIENTO?

EL ALOJAMIENTO LO ESCOGES A TU MEDIDA.

  • En mi cabaña, tú puedes elegir si duermes en una cama de tres plazas con baño incluido o si duermes en una habitación compartida con baño externo. Siempre hay luz, agua caliente, Internet, sin embargo, LA TERAPIA DEL SILENCIO EXIGE SILENCIO. SE RECOMIENDA ALTAMENTE NO HABLAR POR TELÉFONO NI CHATEAR O VER LAS REDES SOCIALES. Sin embargo, el Internet estará disponible y abierto, porque todos tenemos libre albedrío.
  • Si lo prefieres, puedes dormir en una habitación de la hostería que son preciosas.
  • Tienes acceso a la piscina, el baño turco, los juegos, y la carta gastronómica de la Hostería de manera ilimitada. De todos esos detalles nos ponemos de acuerdo antes y en base de esto, hacemos un precio total.
  • UNA VEZ QUE LLEGAS A MI CABAÑA O A LA HOSTERÍA NO PAGAS NADA.
  1. ¿DÓNDE QUEDA?

HOSTERÍA MI COMPADRE QUEDA EN LANDANGUI, LOJA, ECUADOR. Mi cabaña queda dentro del complejo de 30 hectáreas. Es una finca maravillosa rodeada de montañas, árboles de eucalipto y llena de exóticas flores.

  1. ¿CÓMO LLEGO?

Depende dónde te encuentres.

  1. ¿QUÉ DEBO HACER PARA INSCRIBIRME?

Es necesario que llenes una ficha que te haré llegar apenas me escribas a marcenoriega@gmail.com o al 098 5838447 (Whatsapp).

XII. EL MAYORDOMO

25

El mayordomo de la finca se llama Kléber. Él estará a su servicio de la misma manera que yo. En los momentos en los que no desees estar en silencio, podrías ir a la Hostería y conversar con Kléber, o incluso con Leonidas, el dueño. Sin embargo, mientras más logres permanecer en silencio, mejor.

XIII. ¿PUEDO LLEVAR A MI MASCOTA?

Si traes a tu mascota la atención se centrará en él o en ella, y no en ti. Eso desvirtuaría toda la terapia. TÚ NECESITAS RECIBIR LA ATENCIÓN TOTAL DE TI MISMO.

XIV. ¿QUÉ DEBO LLEVAR?

  • Abrigos
  • Traje de baño si lo deseas
  • Cuadernos para escribir o dibujar
  • Los implementos para hacer cualquier tipo de arte o manualidad que practiques.

 

  1. ¿PODEMOS IR EN PAREJA O EN GRUPOS?

Sí, totalmente. En mi cabaña tienen dos cuartos y también pueden dormir en carpa. Y en la Hostería hay capacidad para muchas personas. Pero LA TERAPIA DEL SILENCIO es siempre mejor hacerla solo. Es inevitable que las personas hablen cuando están en grupo. Sin embargo, a una pareja podría ser muy útil.

XVI. ¿CUÁNDO ESTÁ DISPONIBLE?

A PARTIR DE JULIO. SIEMPRE SE PUEDE COORDINAR EL ENCUENTRO.

CONTACTOS: marcenoriega@gmail.com

098 5838 447 / Whatsapp

FOTOS DE LA HOSTERÍA MI COMPADRE

 

FOTOS DE LA CABAÑA

 

Anuncios

Teherán, entre el caos y lo prohibido


Amanece al norte de Teherán, en la avenida Navab, que cruza los barrios más acomodados de la capital iraní. En esta ciudad el caos vehicular madruga y llegar al sur, al bazar de Molevi, uno de los mercados con mayor movimiento comercial y donde, dicen, se pueden comprar “las cosas prohibidas”, puede tomar dos horas y media.
En la víspera del día sagrado musulmán, que es el viernes (equivalente al domingo en el cristianismo), los jóvenes suelen visitar el sur para abastecerse del alcohol que consumirán en sus fiestas privadas.
Jeremías (nombre oculto) muestra, en su laptop, las fotos de su última fiesta en casa: chicas sin jihab que visten coloridos y apretados vestidos, lucen mucho maquillaje y sostienen vasos de whisky. Gente riendo, fumando tabacos extranjeros y divirtiéndose como en cualquier país de Occidente.
Para llegar al sur hay que sortear el cotidiano trancón. La fila de Peugeots –el favorito de la clase media y que se consigue por 15 mil dólares-  es interminable. Los comerciantes de chucherías  se cuelan entre los carros intentando vender por diez mil dumanes (1 dólar) cualquier baratija de plástico traída de China.

Pero ni el tráfico ni la lentitud provocan un insulto o un grito. Ni siquiera un pitazo. Hay silencio en las calles de esta macrourbe de más de 15 millones de habitantes, donde la basiyi (la policía religiosa) está siempre alerta para castigar cualquier infracción moral: un beso entre un hombre y una mujer, un atuendo que denote algún rasgo homosexual o un velo mal puesto. Por ganar tiempo y evitar el acoso policial, la mayoría elige el metro (subterráneo) que tarda 20 minutos en cruzar la ciudad, y reserva dos vagones por tren para las mujeres. También hay un sistema de buses parecido al Trole, pero si se es mujer la regla es ocupar los asientos de atrás. A pesar de ello, esto es más seguro que conducir aquí donde irrespetar las señales de tránsito es la norma.
Las mujeres, al menos, en este otoño han tenido una razón no religiosa para cubrirse: el frío que bajó hasta los 2 grados.
Pero si hiciera calor lo mismo tendrían que usar el jihab. Los rostros colocados en gigantografías, vallas o en simples letreros a lo largo de esta y casi todas las grandes vías  de la dupla sagrada: los ayatolas Jomeini y Kamenei, recuerdan que en este país manda la sharía (en árabe significa “vía” o “senda”), la rigurosa normativa social islámica.
En Irán, que antes de la revolución islámica era considerado el país más occidental del Oriente Medio, todo cambió después de que se impuso el régimen coránico, manejado por los ayatolás. Mucho influyó también la figura de Mahmud Ahmadineyad, actual presidente y quien fue alcalde de Teherán entre 2003 y 2005.

Los teheraníes cuentan que hasta inicios de este siglo, antes de la alcaldía de Ahmadineyad, era común pasar por fuera de un cine y ver un cartel de un estreno hollywoodense, porque la dictadura del Sha tenía amistad con Estados Unidos. Pero hoy eso y el ingreso de música de Occidente están prohibidos. Los jóvenes la consiguen por medio de amigos que viajan o en el mercado negro del sur.

Y es que con el régimen islámico la basiyi salió a la calle para castigar públicamente (muchas veces en los parques y a punta de latigazos) a los infractores de la sharía, que es un código detallado de conducta musulmán. El embotellamiento permite detenerse en los detalles de cómo la gente evade las reglas. Por ejemplo, en Irán están prohibidas las antenas parabólicas, pero se ven en muchas casas. Dicen que cada tanto la policía hace redadas para impedir que las familias tengan acceso al cable, pero vuelven a colocarlas.
Al fin aparece el bazar de Molevi, donde el olor de los inmigrantes que llegan de las ciudades más pobres del oeste iraní, como Kordestan o Lorestan, y de aquellos que vienen huyendo de la pobreza de  Pakistán y Afganistán, se confunde con el de las especies y de los dátiles acaramelados.
Este mercado es el similar de la Bahía, de Guayaquil; o el Once, de Buenos Aires, solo que aquí las mujeres, en lugar de escotes y tacones, lucen mantos de negro perpetuo, el color del islam chiíta.
Una anciana de Bahrein pregunta cuánto cuestan los abrigos y la ropa usada que se amontona en uno de los cientos de locales y que es traída de China e India. Más allá, unos chicos buscan discos y películas piratas. Este también es el enclave del mercado negro en el que se consigue no solo alcohol, sino también películas porno caseras y otras traídas de Occidente. Pero, debe saberse, alertan los iraníes, que distribuir o comprar pornografía, lo mismo que el adulterio, se castiga con la pena capital.
Eso no detiene la venta. “Aquí todo se consigue, inclusive hachís”, asegura un vendedor de narguile (pipa) en un inglés difícil. El hachís (derivado del canabis) se fuma mucho en este Teherán secreto, dicen los jóvenes. “Y el mashrub (alcohol) se vende mucho más en las noches de los jueves, víspera del día sagrado, y es cuando más detenciones hace la policía”, comenta el vendedor, y corrobora que para hallar lo prohibido en Teherán hay que venir al sur.

(Texto publicado en El Telégrafo, en 2008)