Un blogger que se lleva el mundo por delante


Eduardo Arcos es el creador de Hipertextual, la red de blogs más importante en América Latina.Tiene once millones de usuarios y contratos publicitarios con empresas como Toyota, Peugeot,Microsoft, Sony o Samsung. Factura más de un millón de dólares al año, y va por más. Ah! Es guayaquileño.


Es 2008 y Eduardo Arcos (Guayaquil, 1978) tiene 29 años. Está en una fiesta en una finca enMenorca. Lo ha invitado el dueño de casa, su amigo y socio Martín Varsavsky, un empresarioargentino/español que ha fundado siete empresas en los últimos 20 años, entre ellas Ya.com, lasegunda compañía más importante de contenidos de Internet en España. Martín es un capo. Y lagente que ha ido a su fiesta deslumbra a Eduardo, bloggero ecuatoriano que promete.

Entre los invitados está David Sifry, fundador de Technorati, un buscador para blogs que compitecon Google y Yahho!, y otros millonarios como Joi To, la persona que puso el primer proveedor de Internet en Japón, y el primer inversor de Flickr. También el francés Loic Le Meur, fundador de Seesmic, la empresa detrás de una de las aplicaciones más populares para Twitter, quien hizo la plataforma de Internet para Le Monde y quien dirigió la campaña on line del presidente Sarkozy.

La revista Business Week nombró a Le Meur una de las 25 personalidades más influyentes de Internet y el Foro Económico Mundial lo nombró Young Global Leader (joven líder mundial).El famoso francés se acerca a Eduardo y conversa con él, está interesado en saber quién es y enqué consiste su trabajo. La forma corta de contestar es esta: Eduardo Arcos es un emprendedor ecuatoriano que está en pleno desarrollo de Hipertextual, una red de blogs que al momento tiene 11millones de usuarios en todo el mundo y ganancias por encima del millón de dólares en publicidad.Pero no alcanza con eso. Le Meur está intrigado, quiere saberlo todo.

Esta historia empieza en Guayaquil, cuando la web era aún era un sueño de geeks (personas obsesionadas por la tecnología). Eduardo tiene una madre experta en sistemas informáticos, unpadre empresario y dos hermanas menores. Al principio viven en el centro, pero pronto se mudan aEntreríos, cuando ahí no había más que monte. De muy pequeño, Eduardo aprende de primera mano lo frágil que es la vida. Volaba junto a su madre desde Quito a Guayaquil cuando de pronto el avión–no recuerda por qué- se averió y cayó. Hubo muertos, su madre sobrevivió, pero tuvo múltiplesfracturas. Él, solo rasguños. Quizá fue este accidente lo que imprimió una celeridad asombrosa a lavida de Eduardo.

Aprendió a leer y escribir dos años antes de lo normal. A los 5 ya sabía programar una computadora. A esa edad, en lugar de hacer las cosas que hacían los niños de entonces: ver losPitufos, GI Joe, las Tortugas Ninjas o jugar Atari, él se entretenía modificando videojuegos a su antojo, y hacía lo que Jimmy Neutrón: inventaba y ponía en funcionamiento sus ideas. “A losseis, aprendí a multiplicar y a dividir con un programa que yo hice. La computadora me hacía laspreguntas de las tablas y me decía si estaba correcto o no. Era muy fácil”, dice riendo. El futuro estaba cerca.

A los 13 años descubrió Internet. “Estábamos en casa de un amigo, de Gustavo Falconí, éramos super chiquitos. Y queríamos bajarnos una especie de revista de videojuegos que ocupaba 200 kb.Recuerdo estar sentado frente a la compu esperando y esperando. Tres horas más tarde bajó, y nosdimos cuenta de que hubo un cambio, sabíamos que desde ese momento todo iba a ser diferente”.

La primera vez que se conectó desde su casa también sintió aquella emoción en la panza que le provocaba el tener acceso a la información de una manera muy distinta a la del común de los mortales, totalmente distinta a la manera que habían conocido sus padres y sus abuelos. Entonces nadie lo detuvo. “Yo me dedicaba a hackear (romper sistemas de seguridad de computadoras para entrar a zonas restringidas) a los proveedores de acceso a Internet que tenían una seguridad demierda. Me conectaba, les sacaba las contraseñas y me quedaba horas de horas. Nadie me enseñó ahacer eso, yo lo hice solo”.

Mientras estaba en el colegio, desarrolló una aplicación para montar cámaras web. “Yo quería verlo que pasaba en todo el colegio con cámaras. Hice una aplicación, colgamos algunas cámaras concintas, las pegamos en el techo, y así podíamos ver por una ventana web que solo era accesibledesde el colegio lo que pasaba dentro”. Gracias al Internet también le llegó el amor. Aún no existía el messenger ni las redes sociales. Había algo llamado IRC (Internet Really Chat), que es unprotocolo para ventanas de chat. Por medio de esto conoció a una chica mexicana con quien tuvo unaño de relación virtual.

“Decían que estaba totalmente loco. Primero tenía que explicar qué era el Internet, luego qué era elIRC, luego que conocí a una chica ahí. Nadie me creía, nadie entendía cómo funcionaba. Pero yo convencí a mis papás de irme a estudiar a México. Ese fue el pretexto, pero lo que realmente queríaera ir a verla”, cuenta. Eduardo terminó el colegio (en el Nuevo Mundo), hizo las maletas y se fue al DF, donde se terminó quedando diez años. Estudió Ingeniería en Informática en la UniversidadAutónoma Metropolitana (UAM), pero no se graduó, porque se aburría muchísimo.

Se fue a México en 1997. Tenía 18 años y consiguió un trabajo para Microsoft que consistía en encontrar fallos a los sistemas operativos. Sus jefes estaban en la Florida, jamás los vio. Entoncessupo que era posible ganar dinero con la tecnología. Por puro hobbie, en 1999 empezó a escribirun blog llamado El Cráneo. En 2000 se puso su primer blog personal que luego se transformó enAlt1040. Eduardo fue uno de los primeros en tener un blog es español.

En México, también trabajó para una empresa de diseño web llamada Sintética y luego para Noiselab. Salió y entró a una compañía que se llamaba Vórtex, ahí también se aburría muchísimo.Entonces, en unas vacaciones a Ecuador pensó que debía empezar a hacer algo por su cuenta, algoque realmente le apasionara. “Regresé de Ecuador con mil ideas, y empecé a trabajar como 4 o 5meses en esta idea que se convirtió en Hipertextual”. Tenía 24 años.

Hipertextual es una red de 16 blogs que tratan diferentes temáticas. Cuenta con más de cien editores que están repartidos en todo el mundo, la mayoría en México, España y Argentina, que es donde seconcentra la más grande audiencia. Pero también tiene editores en Reino Unido, Chile, Colombia,Venezuela, Guatemala, Ecuador, y hasta en China.

Los blogs son: alt1040.com (cultura geek y tecnología), altfoto.com (fotografía), appleweblog.com(blog no oficial de Apple en castellano), cucharasonica.com (para amantes de la buena música), extracine.com (blog del celuloide y las estrellas de cine), gizmologia.com (tecnología y gadgets),monkeyzen.com (compras por Internet), ecetia.com (un amor loco por los videojuegos), motorfull(blog del mundo del motor), eternabuenosaires.com (el metroblog de Buenos Aires), hiperdef.com (altadefinición, 3D y HiFi), tvlia.com (100% televisión), bitelia.com (todo sobre software y la web 2.0), hiperpop.com (ningún famoso a salvo) y vivirmexico.com (el metroblog más leído de México).

Al día de hoy, Hipertextual tiene 11 millones de usuarios a nivel mundial. “Estamos creciendo 25%en el tráfico. Es la red de blogs con más número de usuarios en Latinoamérica. Tenemos bastantemás tráfico que muchos medios tradicionales. Y no lo digo yo; estamos auditados en España porla empresa Nielsen”. Eduardo lo tiene claro: “Nosotros no somos bloggers en pijamas. No es unhobbie lo que estamos haciendo. Somos personas muy enfocadas en nuestro negocio”.

Y es que el éxito no solo es a nivel de visitas, sino de anunciantes. Empresas como Toyota, Peugeot,Microsoft, Sony, Samsung, Motorola, General Motors, Procter & Gamble o Infinity pautan en Hipertextual y le generan centenas de miles de dólares en ganancias. La empresa es tan rentableque el año pasado facturaron por encima del millón de dólares, y este año está siendo aún mejor,dice Eduardo, el dueño de Hipertextual en una entrevista que pude hacerle durante una visita quehizo a Ecuador en noviembre. “El negocio es sumamente rentable porque nuestros costos sonrelativamente bajos, no tenemos una oficina, no tenemos una redacción, no gastamos en impresión.El costo más alto es la infraestructura que sostiene este aumento en visitas bestial y los sueldos”.

Eduardo es un emprendedor, tecnólogo, creativo, fotógrafo, geek, ambidiestro y multitasker. Unobsesionado con el internet, la comunicación, el diseño, la música, el cine, la fotografía, las redes e interacciones sociales por medio de la tecnología y su uso para mejorar actividades cotidianas delas personas, creyente ferviente de la cultura libre. Un chico hiperactivo al que le encanta viajar,conocer personas, amante de la comida japonesa, defensor de los animales, y experto en datos curiosos acerca de la cultura pop. Actualmente, Eduardo vive entre Madrid y Amberes, Bélgica; y viaja por el mundo para dar charlas sobre tecnología.

Le Meur y Eduardo hablan por más de una hora. A partir de esa charla, el francés lo invita al eventotecnológico número uno en Europa, Le Web, del cual Le Meur es fundador y anfitrión, junto asu esposa, Geraldine. LeWeb reúne todos los años, en diciembre, a dos mil emprendedores de 40países cada año. París será una fiesta, y Eduardo no se la perderá por nada.

(Texto publicado en la revista Mundo Diners 2011)

 

Anuncios