Poemas de invierno


w-mujer-oscuridad

1. VIEJOS DEMONIOS

Toda la noche luché contra mis viejos demonios

Me atacaron ferozmente ayer

Caí en un estado de conmoción

No podía hablar

Me llevaron a la antigua angustia

Al vacío del que provengo

Todos somos puntos de luz en el vacío

Ni siquiera había lágrimas, tampoco hubo resistencia

Solo me dejé llevar hacia ese oscuro túnel

Ese que conozco tan bien

En él pasé largas temporadas, sin abrir los ojos

Sin salir a espiar el aire

Llorando y volviendo a llorar

mis heridas ancestrales,

mirando de cerca las llagas que me produjeron

la duda

el miedo

la soledad

Un hombre de ojos azules entró a la habitación

¿Estás bien? ¿Te duele algo?, me preguntó.

Me duele todo, querido ángel. Pero no tengo palabras para expresarlo.

Su voz me trajo al mundo de los vivos

Pero en la madrugada, en los sueños

Los viejos enemigos en mi inconsciente volvieron a atacar

Toda la noche luché contra mis viejos demonios

Amanecí exhausta, con una sensación de calma

Por primera vez, mis ojos estaban limpios

Mi corazón latía lento

Mi ropa estaba intacta

Mi mente tranquila

No sé si vencí, solo sé que fue una buena batalla

Esta mañana empecé a escribir poesía nuevamente

Esta mañana comprendí que soy lo que siempre quise ser

Una guerrera de la luz

Conciente de su oscuridad.

307342_600684761_triste1_H190757_L

2. LAS NUEVAS LÁGRIMAS

Últimamente lloro, pero no son lágrimas

O, al menos, estas lágrimas no están hechas

Del material de las antiguas

Las antiguas lágrimas eran ralas, débiles, se iban por el caño

No eran útiles, sobraban siempre

Eran incómodas, difíciles de controlar

me producían moco, angustia y desataban el dolor

de la pérdida

Las memorias más terribles salían de sus sepulcros

Venían por más

No tengo más qué darles, les decía

Pero ellas me reclamaban entera, querían mi vida

Yo me hundía con ellas, creyendo que si llegaba al fondo

Algo ocurriría

Es tan oscuro el fondo que nada puede verse

Es aterrador

Si paso este dolor, llegaré a otro sitio, me decía

Déjanos salir a la superficie, saldremos contigo,

ellas contestaban

Todo ocurre en una noche y en un día

Salí con ellas a la superficie

Seguía aferrada a mi miedo,

Empecé a desconocerlas, a evitarlas, a criticarlas, a esconderlas

Empezaba el invierno,

Las hormigas envenenando mi sangre

Cocodrilos rompiéndose

Arañas y saltamontes gimiendo conmigo en el armario

He visitado muchos mundos oscuros

Me han encontrado muerta varias veces

Las antiguas lágrimas se han ido

Las nuevas lágrimas no ruedan por la pendiente

Se quedan suspendidas

En mis ojos, expectantes

Las nuevas lágrimas observan, se detienen

En el vórtice y cuando están listas

Empiezan a descender tranquilas, despiertas

Sobre mi nueva piel, sobre mi nueva vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s