El nacimiento


a

Toda persona que nace viene de otro mundo. Un mundo de agua, cálido y confortable, en el que todo nos es dado. Flotamos en el líquido de un ser femenino que nos alimenta. Un día, sin que nadie nos pregunte nuestra opinión, pasamos de lo delicado y perfecto al dolor y al caos. Es un cambio muy abrupto. Lo primero que vemos es una luz tan fuerte que nos deja casi ciegos. Entonces, nos enteramos de que tenemos una especie de ventana que nos permite asomarnos a la representación del mundo al que hemos llegado. Ya habíamos notado unos días antes una extraña necesidad de transformarnos, de cambiar de forma de vida, experimentar nuevas cosas, teníamos una gran curiosidad por saber cómo era allá fuera, qué había más lejos, después de todo nos sentíamos solos en nuestra placentera vida, queríamos conocer a otros como nosotros. Para eso salimos, aunque nunca estuvimos listos. Un día, sin previo aviso, nos sacaron de la madriguera de una forma tan violenta que sentimos que era el fin. Para muchos sí lo fue. A millones de nosotros los mataron antes de nacer y los sacaron por partes, a otros les trituraron la cabeza, y a muchos más se las aplastaron con tenazas. Toda persona que nace es un sobreviviente, un inocente que ignora la maldad que le espera. Algunos nos resistimos a nacer, teníamos fuertes presentimientos de que el mundo exterior no era nada bueno, que afuera las cosas eran terribles, que lo único que nos esperaba era la muerte. Esos presentimientos se volvían certezas enseguida. Lo primero que nos hicieron al sacarnos fue golpearnos. Nos golpearon fuerte en las nalgas para hacernos llorar. Nada más llegar, recibimos una ofensa y no el amor que esperábamos, el amor que ya teníamos dentro. Nosotros, que proveníamos de un mundo cálido y armonioso, de repente, nos encontramos en uno violento y frío. Lloramos por primera vez, aunque todavía somos demasiado pequeños para darnos cuenta de lo que ocurre. No entendemos nada. Sin más preámbulos, nos echan agua helada para limpiarnos, porque estamos bañados en sangre líquida y en coágulos. A algunos los conectan a tubos y máquinas, a otros los llevan a cuartos helados, parecidos a frigoríficos, a otros los ponen en cunas de metal en las que los vigilan todo el tiempo. La calma desaparece, y la luz artificial lastima nuestros débiles ojos. Quisiéramos volver a cerrarlos, pensamos que esto debe ser sólo un mal sueño. Después, nos colocan en el regazo de nuestra madre, la diosa que nos alimentó. Por un momento, nos sentimos a salvo, pero sin que podamos entender porqué un presentimiento se instala en nuestra mente: ella nos traicionará. Lo vamos asimilando de a poco. Ella no nos protege. Tal vez, quiera hacerlo, pero no sabe cómo. Permite que nos marquen con un número,  que nos pinchen con agujas, que nos invadan, que nos perturben, que se rían de nosotros, que nos golpeen, a veces, ella misma hace todas estas cosas. Permite que nos enseñen a odiar y nos conviertan en un ser parecido a los que habitan este mundo al que llegamos. Al parecer, ella solo podía protegernos mientras estábamos en su interior, fuera de ella, nada es seguro.

Anuncios

Un comentario sobre “El nacimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s