El sueño del águila


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Piedad sueña que es un águila. El águila ha llegado a la mitad de su vida. Se siente vieja, cansada, débil. Le pesan sus alas, la punta de su pico se ha torcido, las garras de sus patas ya no le sirven para atrapar presas, como antes. El águila sabe que debe tomar una decisión si quiere experimentar un nuevo nacimiento. Debe alejarse de todo, buscar un lugar en el que pueda, en silencio, transformar su cuerpo, volver a su esencia. Está decidida a resucitar, pero para hacerlo deben morir en ella todas las memorias de su pasado.

Llega exhausta a lo alto de un risco; se esconde en el agujero de una enorme piedra. Y empieza su trabajo de purificación.

El águila destroza su inservible pico contra la roca. La sangre brota de sus adentros, el dolor parece insoportable. Durante noches y días espera a que nazca un nuevo pico, y cuando eso ocurre arranca con él sus viejas garras. El tiempo transcurre frío y lento. A veces, siente que morirá. Sabe que muchas han muerto en este camino, pero decide resistir. No hay más vida que ésta. Piedad se revuelve en la cama.

Al águila, le comienzan a nacer sus nuevas garras y con ellas extirpa una a una sus viejas plumas, las arranca de raíz, soportando el dolor y la angustia, cayendo aún más en la desnudez y en el vacío. Al cabo de ciento cincuenta días innombrables, el águila con un nuevo cuerpo y un espíritu forjado en el fuego, surge victoriosa de la cueva para su primer vuelo de renovación.

Piedad sueña que es el águila nueva, un águila que también es mujer. Está parada en sus dos patas, encima de una raíz. Delante de ella tiene a algunos insectos temibles. Ella los conoce bien. El lomo del águila se crispa, abre sus alas en estado de guardia, a la espera de un ataque. “Siempre han buscado capturarme. Quieren descubrir el secreto, encontrar el lugar donde escondo la magia. Antes, me quitaron los ojos y la voz. Y aquí estoy, más fuerte que nunca. He aprendido de mis errores. Ustedes han destripado a las que, como yo, volamos. Han abierto sus vísceras pensando que ahí escondían la luz de su canto. Pero el secreto es invisible. Yo misma, el águila y la mujer, soy el secreto”, les dice mirando a los enormes insectos a los ojos. Sus garras aferradas a la raíz, su pico cerrado, puntiagudo como una hoz que degüella, sus ojos amarillos destilando fuego. Sólo hay silencio del otro lado.

Los insectos no saben qué hacer, quisieran atraparla, pero ella ahora está fuera de sus posibilidades, se ha vuelto tan imposible como atrapar el viento, como apagar con soplidos el fuego que emerge de un volcán. El águila se lanza desde lo alto del peñasco, y emprende nuevamente el vuelo.

El águila surca los cielos con sus alas extendidas, se siente libre y poderosa. Su especie permanecerá. No lo sabe, lo intuye, pero eso le basta para continuar. Sobrevuela la oscuridad del Bosque Negro. Danza en el aire, se funde en el abismo con el viento, vislumbra la línea divisoria de las aguas, de los océanos. No le teme a la oscuridad, pues ha emergido desde lo profundo. He aquí el poder del águila, y de la mujer.

Piedad despierta. Abre los ojos, y recuerda que su abuela le enseñó que la oscuridad siempre proviene de abajo, que el infierno queda bajo tierra. Sin embargo, el sueño le permite ver que todo depende de quién sea el observador. Desde la posición del águila en pleno vuelo, el infierno sí queda abajo. Pero desde la visión del ser terreno, el infierno podría estar alrededor. El águila, además de alas, también tiene patas. Y cuando ella desciende, siempre queda rodeada de infierno.

La oscuridad todo lo cambia en un breve tiempo. Al volverse terrena, el ave pierde su gracia, su poder y su luz. Empieza a caminar entre los muertos; buscando alimentarse de los despojos, de la carne putrefacta de cadáveres. El águila no debe olvidar que, cuando se transita el infierno, incluso ella, puede transformarse en un vulgar carroñero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s