Planeta de muertos


sueños_cerebro

El vacío reposa en el fondo de una botella de ron. El sudor rueda en esta tarde calurosa; el ron ha desactivado el pestillo del fuego perturbador. Estoy cansada de reírme de tonterías, de entretenerme en disparates, de tragar el desaliento del mundo. Estoy aburrida de masticar maldades, noticias sobre muertes, injusticias, venganzas, corrupción. Quiero volar, pero no soy capaz de prescindir de mi cuerpo, de mis deseos, de mis inútiles piernas que sólo consiguen trasladarme cortas distancias. Estoy detenida en este planeta de muertos. Abrumada debajo de miles de páginas de información que no consiguen movilizarme. ¿Hacia dónde debería ir? He viajado dentro de mí y he visto otros mundos. He querido quedarme en ellos, paraísos surreales de árboles gigantes de los que cuelgan lianas hechas de pensamiento. Naves en las que viajo de mundo en mundo, así como ahora lo hago de casa en casa, de cuerpo en cuerpo, de soledad en soledad. ¿Cómo me quedo de este lado?, pregunté. Nadie me lo ha dicho. Cuando regreso a mi habitación, siento que mis huesos pesan. En ellos está el sedimento de mis pasos circulares, de mis ideas pasadas, de mis diálogos oscuros. Sepulta mis sueños una masa informe que, a veces, se disfraza de pereza, y otras de estupor. Al menos, el miedo no ha vuelto a rondarme. Le espantan mis aullidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s