Gente que cae


El siguiente es un ejercicio literario basado en la obra The Struggle to Right Oneself, del artista visual Kerry Skarbakka (EE.UU.), experto en artes marciales, actuación, escultura y fotografía (sobre todo de accidentes).

Pueden saber más de él aquí http://www.skarbakka.com/

 

La mujer en el baño

kerry-skarbakka-falling-photo-4-e1357765834998

La mujer soñó que resbalaba en el baño. La ducha había quedado abierta. Las gotas de agua observaban quietas, desde el palco de la cortina transparente, la caída de la mujer. El resbalón fue tan repentino que no le dio tiempo a resistirse. Veía su cuerpo rígido a punto de estrellarse contra el piso de la bañera con la violencia de una gran ola. Las piernas quedaron abiertas como un compás. Se le habían enredado en la cortina. Parte del plástico había quedado prendido en su entrepierna. En ese breve instante, ahora lo recuerda, sintió cómo le rosaba el clítoris. La mujer logró agarrar con la punta de los dedos una pequeña porción del húmedo plástico. Aún así, en medio del estrépito, el chorro de agua y las gotas se mostraron inconmovibles. La mujer no pensó en salvarse, sino en simplemente reaccionar como lo haría cualquier animal en un momento de peligro. El instinto de la auto-conservación aparece justo en el momento en que estamos a punto de hacernos uno con el dolor, o con la muerte. Una toalla lila mira a la mujer mientras su cabeza choca contra la cerámica de la tina. Hasta una toalla inerte sabe que soñar con una caída jamás es un buen augurio.

 

 

El hombre y la escalera

kerry-sharbakka03

Un hombre cae por una escalera, una de esas escaleras que, a medida que avanzan, van girando, torciéndose, tornándose peligrosas. Esta es estrecha y blanca, los bordes de cada escalón son de madera café claro, algunos están astillados. Hay un barandal, también blanco, pero el hombre no ha alcanzado a agarrarse de él. Va en caída libre como lo haría un viejo gavilán que muere en pleno vuelo. Lleva una mano abierta por delante. Tal vez piensa que al caer, esa mano detendrá el golpe, o protegerá su rostro. Lo que pasará es que esa mano se quebrará en muchos pedazos. El hombre, que parece haberse tropezado con una alfombra que tal vez estaba justo al inicio de la escalera, viste una camisa roja que, por la gravedad, parece volar por fuera de él, un pantalón azul y unos zapatos café con cordones negros. Un pedazo de la espalda del hombre ha quedado al descubierto. Mientras cae, abre la boca. Quizá pide ayuda, tal vez grita algún nombre, o puede ser que le hayan dado ganas de cantar.

 

 

El suicida

Skar2

Un hombre cae desde una gran altura, probablemente desde un edificio de diez pisos, o más. Se precipita sobre el pavimento como una bola de fuego que nada detendrá. Pienso en una bola de fuego porque su pelo es rojizo. Cuando uno decide morir no hay tiempo para arrepentirse. Pero él señala con el dedo hacia delante, como pidiendo que veamos algo que nadie más puede ver, como diciéndonos que aún en un momento tan definitivo hay tiempo para un último pensamiento. El de la verdad. Lo vemos caer desde nuestra oficina, con la cabeza hacia abajo y las piernas levantadas, como si el viento jugase a hacer formas tridimensionales con su cuerpo. Todos nos volvemos levedad en el aire. Somos juguetes del cosmos. Da la sensación de que cae en cámara lenta, como si coordinara sus movimientos, lo mismo que un acróbata o un gimnasta. Lo malo es que para los suicidas no existen las redes de protección. Nada los perturba. Los suicidas no tienen miedo. Van a la muerte en calma, convencidos de que del otro lado hallarán el sosiego que de éste lado se les ha mezquinado. Imaginemos que el hombre trabaja en una empresa con varios departamentos. Él podría haber sido un agobiado ejecutivo de una agencia de publicidad con problemas de liquidez, como hay tantos. Hace rato venía pensando en lanzarse, y eligió este día luminoso, de cielo azul. Se arrojó, como se arroja un papel que dice adiós, desde la ventana de su oficina, en una gran demostración de alegría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s